26 de mayo de 2008

Una copa nueva.

Los sabores de este bar
me traen recuerdos
de ceniceros incendiados por las horas que debía esperar.
Mientras tu llegabas con tu sonrisa,
tu bolso del Zara, tus muecas, tus mentiras y tus prisas.

Los tragos que vuelvo a dar
me golpean a dentro
el lugar del marca pasos, donde nunca supiste estar
ni tan siquiera un momento,
los abriles que creíste robar... en realidad te los dejé llevar.

Los sonidos que oigo llegar
me vuelven canalla... sincero.
Los instantes de este "hoy" me dejan respirar,
pues son hielos que crecen dentro
que si no se derriten... se contaminan más.

Lycans

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes transmitir, como solo alguien que aulla a la luna lo puede hacer.
Puedes ir más allá del bien y del mal, y beber de la nada..o perfumar ese blog con esencias de gotitas de una realidad utópica..pero tambien transparente y preciosa.
Sabes comunicar sentimientos..y rozar los sentidos de quien te lee, se te puede comprender o no, pero no creo que nadie pueda influir en ti creo que ya te lo dije.. bueno,acabo de leerte..y solo queria que lo supieras. !!Precioso blog!!

Besos-Lyria

credendo vides dijo...

Decíamos ayer...
Bueno, siguiendo mi lectura te diré q este texto denota horas en un café, esperando ver llegar un bolso colgado de un hombro q ya no volvió a entrar.
Pero no sufras, seguro q Zara vende otro bolso q vaya a tu encuentro.
Gracias por tus visitas a mi Inframundo.
Saludos desde el Inframundo.