10 de abril de 2008

Las falsas amistades.









Sobrevive con su vida etílica
a sus propias risas falsas...
y calla.

Recoge las migajas de las borracheras,
los gestos que huyen ...
y otorga.

Se ofrece de almohada de sueños de otro..
En soledad su alma destroza.
Se siente como una débil lluvia...
que no consuela...
ni moja.

No acepta para sí las palabras a los ojos;
recoge los restos...
y calla.

Repite silencios,
olvida promesas frente al espejo...
y otorga.

Ella le castiga con momentos y atenciones
pero nunca probará su boca preciosa
que siempre será de otro
mientras él... no la muerde, besa, prueba...
ni goza.

L. Laqueus

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Querido "amigo" jajajja, ya sabes de lo que opino sobre eso de la amistad entre hombres y mujeres. Creo q es algo totalmente factible. Un abrazo.
Star

Lucia Celis dijo...

Brindo con mi copa abstemia, ya mi padre bebe por los dos.

Es como si yo le escribiera a alguien que ha optado el camino facil, o es que yo no tomaría, tomaría: del verbo tomar, la sexta definición dice la RAE que significa Comer o Beber. Hay algo que trastoca la escala de valores de quien lo hace para llenar espacios vacios. Es una trampa "tomar" ese camino facil, allá ellos, tu mismo, pero yo ya soy incapaz de saber querer a quien "sobrevive con su vida etilica".

Me acabaran doliendo los riñones de hacerte reverencias Amigo, no me queda otra.

Credendo vides dijo...

Eternamente amigos, eternamente amando a escondidas no?
Me ha gustado mucho.
Saludos desde el Inframundo.

manu dijo...

ufff...que feo es cuando eso sucede, que feo es sentir esa sensación..una cuestión estipulada que no tiene variantes.