30 de junio de 2008

Tres (3ª parte). Fin.


-
Dilo ya... ¿Impares? - volvió a repetir.
- ¿Qué es mas impar? ¿Un Trio de corazones o el Uno de Soledades?. Impares sin más.


La noche no era estrellada pero si calurosa - un vera
no extraño - dijo el barman mientras echaba el cierre del local. Serían las 6 de la mañana.

Caminó esquivando a tres borrachos que se peleaban torpemente desde el suelo. Parecía una carrera de natación, lo que en realidad eran los estertores al alba, por intentar acariciar una botella de whisky que se derramaba burlona delante de ellos.


Siguió bajando la calle casi sin pensar hacía donde iba.

Se santiguó al pasar por delante de una corona de flores que descansaba sobre una esquina, cogió una rosa amarilla y repitió riéndose de sí mismo - "tus amigos no te olvidan"- . Se sentía impar, una pieza de Tetris con demasiadas aristas, que es imposible de colocar. Apretó la flor hasta destrozar sus pétalos, mientras ella le respondía clavándole las espinas. La tiró a un lado de la acera y la miró con desprecio. Siguió caminando.

- ¿otra vez por aquí? - dijo una morena con el pelo cardado que se encontraba apoyada sobre una pared, mirando tres latas de cerveza que se retorcían vacías a sus pies.
- Te estaba buscando.
- Sí seguro - dijo ella mientras se acercaba a él con una media sonrisa en la cara. Mona Lisa callejera. - ¿necesitas lo de siempre?.
- si por favor - suplicó mientras su duro gesto se tornaba en la faz de un niño desvalido.
- Ven a mi casa, tonto!!!.

Como todas las semanas, le subió a su apartamento y se acostó junto a él, sin quitarse la ropa, sin llegarse dentro; acurrucándole entre sus pechos dormían los tres: Una puta, un impar y la dolorosa tranquilidad de sentirse solos.

Lycans Laqueus.

1 comentario:

credendo vides dijo...

Madre mía, la tristeza de sentirse solo. Esa es una mala compañera para hacer un número impar no?
Saludos desde el Inframundo.